68 VISITAS
16.10.2020
Los softskills imprecindibles de los abogados del momento
Durante estos meses de crisis, surgió la necesidad de demostrar determinadas Soft Skills en los profesionales del derecho que los lleven a posicionarse como solucionadores de problemas eficaces, empáticos y comunicativos.

Es el momento de apostar por el talento emocional del que se destacan estas habilidades:


1.- Mentalidad ágil: los cambios repentinos en los hábitos sociales y por consecuencia profesionales, requieren una habilidad de adaptación inmediata a la nueva situación. Los modelos anclados en el pasado no funcionan en el “nuevo presente”. La competencia para ensayar nuevas soluciones y testar su eficiencia sin vocación de permanencia es esencial.


2.- Improvisación: la nueva realidad exige desarrollar competencias que permitan solucionar los problemas del cliente ofreciéndole alternativas digitales que faciliten el contacto en remoto. Nuevas fórmulas digitales acomodadas al caso en concreto. No es suficiente adaptarse, hay que adivinar y adelantarse.


3.- Comunicación empática: el contacto en remoto será eficiente si se utiliza de manera empática. El cliente necesita entender que su asesor legal está cerca. La empatía se convierte en un punto esencial de la comunicación a distancia y es preciso destinar más tiempo a la elaboración de una comunicación digital de calidad para generar “cercanía”. Es el momento de elevar la competencia comunicativa empática a la categoría de habilidad esencial en el profesional del derecho.


4.- Actitud colaborativa: se hace necesario crear y alimentar una plataforma colaborativa para compartir las soluciones innovadoras e improvisadas adoptadas con éxito por los distintos equipos y departamentos. De los avances y éxitos individuales derivará el éxito de la firma. El trabajo en equipo y colaborativo entre departamentos, compartiendo experiencias “no tradicionales” es imprescindible. Es el momento de pasar de fase: de la competencia y habilidad para trabajar en equipo se evoluciona a la competencia para trabajar y compartir entre equipos.


Todas estas Soft Skills pasarán a ocupar un papel destacado en la definición del perfil del abogado del año 20 y en consecuencia, la valoración de este talento emocional será cada día más decisiva en los procesos de selección. 


La última investigación sobre estas habilidades blandas esenciales para abogados realizada por Kim Tasso, Essential Soft Skills for Lawyers: What They Are and How to Develop Them (Jun 2020),en la que han participado tanto despachos de abogados como otros operadores de la industria legal, remarca la importancia de la inteligencia emocional en cuestiones como la autoconciencia, la comunicación, la gestión de relaciones y de conflictos, dedicándoles una parte especial del Estudio.

Por tanto, la inteligencia emocional aparece como un elemento crítico y sustrato esencial para desarrollar habilidades como las anteriores.


Sin embargo, de las conclusiones de la investigación se deriva también que aún son pocos los despachos de abogados que utilizan evaluaciones de la inteligencia emocional en sus procesos de capacitación y desarrollo.

Fuente: The Technolawgist
68 VISITAS
NOS ACOMPAÑAN
LINKS DE INTERÉS
EDITORIALES ANTERIORES
VER MAS
29.05.2018
Todo lo que debe saber un empresario sobre la nueva Ley de Defensa de la Competencia.